Internacionales

El gobierno populista de Italia entra en funciones

Los ministros del primer gobierno populista de la historia de Italia prestaron juramento este viernes en Roma, encabezados por Giuseppe Conte, un abogado sin experiencia política que ha prometido luchar contra la austeridad.

Conte juró el cargo de primer ministro en el curso de una ceremonia oficial celebrada en la sede de la presidencia, el palacio del Quirinal.

Junto al jurista Conte asumieron como vice primeros ministros Luigi Di Maio, líder del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S), y Matteo Salvini, jefe de la ultraderechista Liga, los dos ganadores de las elecciones del 4 de marzo.

Salvini, de 45 años, conocido por sus posiciones contra la inmigración, que había prometido la expulsión de 500.000 inmigrantes ilegales, tiene a cargo también el ministerio del Interior.

Mientras que Di Maio, de 31 años, manejará la nueva cartera que engloba los ministerios de Trabajo y Desarrollo Económico, reflejo de sus promesas de carácter social, como el salario de ciudadanía.

La bolsa de Milán recibió positivamente la formación del gobierno con una subida de más del 2%, mientras que el diferencial, es decir la brecha entre las tasas de la deuda a diez años de Alemania e Italia cayó a 225 puntos, después de haberse disparado al inicio de la semana frente a la incertidumbre política.

Si bien los inversores consideran que el programa de los dos aliados puede disparar la deuda pública, temen más la inestabilidad que generan unas elecciones anticipadas.

Después de casi tres meses de extenuantes negociaciones, de rupturas y mediaciones, nació el primer gobierno populista en un país de la Unión Europea, que es al mismo tiempo su tercera economía.

El nuevo gobierno antisistema no genera por ahora irritación a nivel internacional. Las autoridades de Alemania prometieron este viernes mostrarse “abiertas” frente al nuevo ejecutivo, mientras el presidente ruso Vladimir Putin mandó un telegrama a Conte de felicitaciones.

M5S y la Liga clausuraron un acuerdo que les permitirá gobernar por cinco años, una coalición nueva, completamente inédita en los últimos 70 años de historia de Italia y de Europa occidental.

Permanencia en la Eurozona
“El programa es el fruto de un compromiso entre dos culturas y dos sensibilidades opuestas”, recalcó este viernes el líder de la Liga, conocido por sus posiciones xenófobas, quien deberá hacer frente con el buen tiempo a las primeras llegadas de inmigrantes por el Mediterráneo.

“El tema de la inmigración es el más candente. Hay que ver cómo reducir las llegadas y aumentar las expulsiones”, afirmó Salvini poco antes de ingresar al Palacio Chigi, sede del gobierno, para la ceremonia de traspaso de poderes.

El diario La Stampa recordó por su parte que el nuevo gobierno constituye un desafío, una suerte de “laboratorio para el populismo”, que los europeos observan con atención.

A pedido del presidente de la República, Sergio Mattarella, el nuevo gabinete dio garantías de que Italia se mantendrá en la Eurozona, un mensaje de alivio para sus aliados.

El presidente había puesto un veto inesperado a la primera lista de ministros el domingo, generando una grave crisis institucional.

Los nuevos ministros se someterán a la votación del parlamento a principios de la próxima semana.

El nuevo jefe de gobierno Conte, de 53 años, un profesor de derecho y prácticamente un desconocido, hará su primera salida oficial el sábado cuando asista con Mattarella al desfile militar con ocasión de la fiesta nacional.

El académico, que estaba dando clase el jueves en la Universidad de Florencia pocas horas antes de ser convocado a Roma, representará a Italia la próxima semana en la cumbre del G7 en Canadá.

Un equilibrio entre aliados
El puesto clave y epicentro de la discordia, el cargo de ministro de Economía y de Finanzas queda en manos de Giovanni Tria, un profesor de economía política cercano a las ideas de la Liga en materia fiscal pero favorable a que Italia permanezca en el euro.

Paolo Savona, el economista de 81 años, que había sido inicialmente el candidato al puesto pero fue rechazado por Mattarella por sus posturas contrarias al euro, que incluían declaraciones como que la moneda única era “un prisión alemana”, es ahora ministro de Asuntos Europeos.

El gabinete formado en total por 20 personas, de los cuales sólo cinco son mujeres, refleja casi un equilibrio entre ambos partidos, pese a que la Liga obtuvo 17% de los votos en las elecciones del 4 de marzo y el M5S obtuvo 32%.

“Lo que queremos es mejorar la calidad de la vida de los italianos”, resumió un emocionado Di Maio, artífice del gobierno de coalición. AP

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba