Internacionales

Juicio a Donald Trump pasa a su fase final con fallo probable a su favor.

El proceso del juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump, entró en su fase final con los alegatos de clausura de los fiscales y la defensa, y la única duda acerca de cuál será el resultado de la votación final con la que se absolverá al mandatario.

“Les transmito en nombre de la Cámara de Representantes que su obligación les exige condenar al presidente Trump”, señaló en la sesión de ayer Jason Crow, uno de los legisladores demócratas que actúan como fiscales en el proceso de destitución.

Crow reconoció que no se trata de “un proceso sencillo” ya que “es un remedio extraordinario, una herramienta que solo debería utilizarse en raras ocasiones de grave mal comportamiento”.

Por su parte, el abogado jefe de la defensa, Pat Cipollone, insistió en que no hay motivo para sustituir al mandatario y criticó las maniobras de los demócratas para impugnar las elecciones de 2016.

“Al final del día, esto es un esfuerzo por dar la vuelta a los resultados de unas elecciones y tratar de interferir en la siguiente elección que comienza justo hoy (ayer) en Iowa”, afirmó Cipollone.

Pese a solemnidad de las intervenciones, la realidad es que se da por consumada la exoneración de Trump en el voto definitivo en el Senado, donde los republicanos, el partido del mandatario, cuentan con una leve mayoría de 53 escaños frente a 47.

Especialmente después de que el pasado viernes, el pleno del Senado rechazase por 51 votos a 49 la citación de nuevos testigos o evidencias, en una votación en la que los demócratas solo lograron contar con el respaldo de dos republicanos moderados, Mitt Romney de Utah, y Susan Collins, de Maine.

La única incertidumbre es conocer si el resultado final del conteo sigue las estrictas líneas partidistas, o algún senador rompe con su respectivo partido.

Entre los demócratas, hay tres senadores de su ala más conservadora que han mantenido silencio acerca del sentido de su voto, Joe Manchin, de Virginia Occidental; Doug Jones, de Alabama, y Kyrsten Sinema, de Arizona. Mientras que entre los republicanos la duda se centra acerca de si Romney y Collins mantienen su ruptura con el resto de su bancada.

Los equipos de fiscales y de defensa cerraron ayer la presentación de sus argumentos, y la votación definitiva tendrá lugar hoy por la tarde.

El senado volverá a su sesión legislativa normal el miércoles y los senadores, que actúan como jurado en el proceso de destitución, tendrán oportunidad de motivar su votación.

Un día antes de que se decida su proceso de destitución el presidente Trump tiene previsto ofrecer su tradicional discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso.

Proceso en marcha

—1— Abuso

El juicio político se basa en el cargo de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

—2— Mayoría

Los republicanos mantienen un mayoría simple de 53 senadores contra 47 demócratas.

—3— Testigos

Los demócratas no pudieron pasar su petición de presentar nuevos testigos en el juicio. EFE

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba