DeportesTurismo

Los Houston Astros ganan con o sin trampa en las Grandes Ligas

Los Houston Astros han dominado la División Oeste y la Liga Americana a placer durante más de media década, mucho más allá del único campeonato de Serie Mundial que han ganado, en 2017.

Y si la gran pregunta es si ese dominio ha sido real o impulsado por vías incorrectas, como el robo de señales ilegal por el que fueron juzgados y culpados en el 2019, este año hay una gran oportunidad de demostrar que son un contendiente a campeón real.

“Todos estamos en esto junto, sin importar si estuvimos aquí en el pasado o no», dijo el lanzador Jake Odorizzi en una entrevista reciente. “Todos tenemos que jugar con la presión, con abucheos en todos los estadio y en ocasiones aguantando ofensas, sin importar si estuvimos aquí antes o no».

“Ahora todos queremos demostrar de lo que somos capaces“, agregó. “Como hemos hecho todo este tiempo. Así que lo único que nos importa es el presente y futuro, sin importar el pasado, para los que llegamos después“.

Pocos se han dado cuenta de la reconstrucción silenciosa que viven los Astros desde que aquel campeonato del 2017, porque parece que a pesar de todo, en medio de investigaciones, del repudio popular y hasta de una pandemia, siguen ganando, como si fuera el mismo equipo que consiguió la única corona de Grandes Ligas en la historia de la franquicia.

Llegaron a la Serie Mundial también en el 2019, cuando perdieron en siete partidos un Clásico de leyenda, apenas un año después de que se quedaron en la Serie de Campeonato, igual que en el 2020, cuando estuvieron a un triunfo de repetir en Serie Mundial.

Esta temporada, no ha sido diferente. Sólo con cinco jugadores del equipo que fue campeón en el 2017, los Astros han competido toda la campaña por el liderato divisional y la mejor marca de la liga.

Los Astros han estado en primer lugar del Oeste de la Americana desde el 20 de junio. Y antes estuvieron en primero o segundo en 61 de 62 días, gracias a la marca de la casa: El bateo explosivo y un pitcheo más que decente, a pesar de que han extrañado toda la temporada a su as Justin Verlander.

Houston domina Las Mayores en carreras anotadas (677), hits (1,159), OBP (.339), promedio de bateo (.268) y OPS (.780), además de que son el equipo que menos se ha ponchado este año.

Dos de sus jugadores, Yuli Gurriel y Michael Brantley, han intercambiado los primeros dos sitios en promedio de bateo en bateo en Grandes Ligas y en partidos con al menos tres hits. Ambos buscan convertirse en apenas los segundos en la historia de la franquicia que consiguen un título de bateo.

El único que ha logrado una corona de promedio de bateo es José Altuve, quien ya lo consiguió tres veces; uno de los cinco peloteros campeones del 2017 que aún están en Houston, junto a Carlos Correa, Gurriel, Lance McCullers Jr., y Alex Bregman.

“Nuestros muchachos vienen todos los días a jugar», mencionó el manager Dusty Baker. “Diario vienen a competir y batallar. Tenemos un objetivo y para eso estamos trabajando duro. Falta mucho. Pero hasta ahora vamos paso a paso».

Los Astros han estado compitiendo entre las cuatro mejores marcas de la Americana toda la campaña. Incluso al llegar a la última semana de agosto estaban en segundo lugar, sólo debajo de Tampa Bay Rays.

Y llegan los refuerzos internos

Peor aún para sus rivales, hasta los jugadores que han estado lastimados o aquellos cuyo desempeño aún tenia margen de mejora, están llegando a tiempo a su nivel más alto.

Correa, por ejemplo, llegó al último partido de la serie el 25 de agosto, con promedio de bateo de .313 con .495 de slugging y .890 de OPS en sus 26 juegos más recientes, desde el 25 de julio.

El jugador utilitario Aledmys Díaz bateaba .337 con siete dobletes, cuatro cuadragulares y 19 impulsadas en 24 de los 26 partidos más recientes de los Astros, para los que ha sido capaz de ocupar la tercera y primeras bases, además de paradas cortas y jardín izquierdo.

Bregman regresó el miércoles de la lista de incapacitados, donde había estado, por segunda vez, desde el 17 de junio por una lesión en el muslo izquierdo.

“Mucha gente se había olvidado de mi», dijo Bregma, quien su primer partido después de ser reactivado anotó la carrera del triunfo sobre los Kansas City Royals. “Vamos a recordarles».

El jardinero Kyle Tucker volvió el martes, tras 10 días fuera por el protocolo de Covid.

“Estamos empezando a contar con todos de regreso», dijo Baker. “Fue grande tener a mis dos muchachos de regreso».

El pitcheo abridor de los Astros es el mejor en efectividad (3.44) en su liga y el de relevo tampoco ha estado mal (3.88), sin contar buen tiempo con varios de sus estelares como Odorizzi, McCullers Jr., José Urquidi y Enolis Paredes, y sin Verlander que no jugará en el 2021.

Urquidi está a punto de volver de sus molestias en el hombro que lo han tenido fuera desde el 30 de junio y antes durante 13 días en mayo.

Se espera que Báez esté listo para postemporada en un bullpen, que en el límite de canjes se reforzó como pocos, con tres estelares: Kendall Graveman, Rafael Montero y Yimi Garcia. Por si fuera poco, Houston tiene el mejor porcentaje de fildeo en la Americana.

“Este es un equipo dinámico, con uno de los mejores rosters en el béisbol», dijo el manager de los Royals, Mike Matheny. “Pueden batear, correr, defender y pitchear. No es casual el éxito que han tenido toda la temporada».

Los Astros son un contendiente legítimo y un real problema para el resto de la Gran Carpa.

“No puedes cambiar el pasado», dijo el lanzador McCullers. “Pero si podemos seguir demostrando y construir una base para jugar buena pelota de manera consiste. MLB

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba