Nacionales

Negocios y buscones se adueñan de las calles; marcan un límite de propiedad.

Propietarios de negocios de comida, ferreterías, repuestos de vehículos, dealers y buscones se adueñan cada día más de las aceras de la ciudad, delimitando “sus espacios” y haciendo uso de estos como si se tratara de un terreno de su propiedad.

La colocación de conos, pilotillos de cemento y varillas entre otras barreras al frente de sus establecimientos para facilidad exclusiva a sus clientes, así como la exhibición de vehículos es el mejor ejemplo de esa situación.

La acción, prohibida en la Ley 176-07 sobre del Distrito Nacional y los Municipios, del 17 de julio del 2007 obstaculiza el libre tránsito e incrementa el caos del tránsito y falta de estacionamientos, que permitan una movilidad urbana ágil en la urbe.

Sin embargo, pese a que el “Artículo 179 de esa disposición establece que los bienes de dominio público son los destinados por el ayuntamiento a un uso o servicio público, en la Capital, particulares se sienten dueño de estos.

Cobros

En el caso de los buscones, hasta cobran y dan tickets a los conductores cuando éstos no encuentran donde aparcarse en las vías mientras gestionan servicios en instituciones públicas y privadas.

La práctica, recurrente en calles secundarias y avenidas de Santo Domingo, limita el acceso y reduce a un carril tramos viales con capacidad para el paso de una o dos unidades vehiculares.

En la Pedro Olivio Cedeño los dealers obstaculizan las calles e isletas. NICOLÁS MONEGRO.
El fenómeno genera conflictos entre conductores y quienes creen tener derecho de esas vías públicas, pese a que los infractores son pasivos de multas hasta con varios salarios mínimos.

Versión de usuarios

“Yo he visto gente halar hasta por armas de fuego o un chuchillo en discusiones por esa situación, peleando por una de esas áreas para estacionarse. Las autoridades deben actuar, ellos también son cómplices”, proclamó Fulvio de la Rosa en la calle tercera de Los Restauradores.

Las quejas son comunes, especialmente en zonas como Villa Consuelo, ensanche La Fe, Luperón y la Pedro Livio Cedeño en Villas Agrícolas, donde dealers usan el pavimento para comercializar carros.

Otra Zona afectada es el Polígono Gubernamental, donde está el Palacio Policial y las proximidades del Palacio Nacional, donde búscones sorprenden a dueños de vehículos con un cobro repentino: “Son cincuenta pesos”.

Esa fue la “sentencia” que escuchó Matilde Estrella, en una de esas transitadas vías, como ocurre también en calle Tercera de Los Próceres, frente a la Junta Central Electoral, donde oportunistas aprovechan la calle para su beneficio.

Defensoría espacios

Tras reconocer el problema que tienen en una buena parte de la Capital, Adrián Jiménez director de Defensoría y Uso de los Espacios Públicos del Distrito Nacional, recordó al público, que a través de la aplicación “Cuido mi ciudad” pueden denunciar ese tipo de situaciones.

“Los ciudadanos son nuestros ojos y nos pueden poner al tanto de las anormalidades que se dan en los diferentes lugares”, comentó Jiménez.

Dijo que enseguida envían inspectores, seguridad y obreros y si hay alguna infracción le visitan al propietario del negocio, levantan una acta y citan al infractor para establecer consecuencias.

Igual proceden a retirar los conos, pilotillos o cualquier otro tipo de obstáculo que cree dificultades en la vía pública.

Adrián Jiménez afirma que en la ciudad existe una doble moral, porque en ocasiones cuando el cabildo capitalino actúa en contra de parqueadores que dan tickets, también surgen quejas en su contra.

“Entiendo que se debe crear una mesa interinstitucional donde se establezca un protocolo que implique mecanismo continuo de acciones que ayuden a superar este tipo de situaciones”, añadió Jiménez, al expresar su preocupación.

Alegatos

Algunos propietarios alegan deben tener espacios para descargas de productos. Inspectores del ADN afirman han abolido horas fijas para desmonte.

Fuente: El Día

Etiquetas

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *