Entretenimiento

La despedida de Margaret Peña de Masterchef RD

Margaret Peña es una arquitecta de profesión, pero madre a tiempo completo, servidora de su iglesia evangélica pentecostal y de su comunidad, el barrio capitalino de San Carlos. El pasado domingo 9 fue eliminada del Masterchef República Dominicana, el primer reality gastronómico de esta franquicia en el país. Ella perdió en el reto de eliminación frente a Nikol Morillo quedando en el Top 4 cuatro de la reñida competencia.

El próximo domingo 16 de diciembre el popular programa llega a su final.

Gina Vicini es la primera finalista, mientras que Nikol Morillo y Keily Busby pelearán en la cocina para ocupar el segundo puesto y competir finalmente con Gina por el primer lugar y el título del primer Masterchef del país.

Margaret Peña se ganó un espacio entre los televidentes y los usuarios de las redes sociales por su optimismo, pero, al mismo tiempo, recibió duras críticas por sus nervios; se impacientaba y cuando creía que no podía lograr la asignación se ponía a llorar, sin embargo, siempre logró terminar cada plato y superarse a sí misma. Entre sus logros destaca el de nunca lograr un ‘peor plato’.

Ella también lloraba por otras razones, que cuenta más adelante.

Mientras tanto, afirma que en su barrio están tristes con su salida y a la vez alegres por lo lejos que llegó.

Su historia

Los seguidores del programa siempre la vieron como alguien humilde y de escasos recursos. En una conversación con Diario Libre, ella cuenta que proviene de una familia pobre y luchadora del Cibao y asentados en San Carlos. “Soy hija de cibaeños. Mi madre trabajó en casas de familias como doméstica y mi papá llevaba compras en un almacén. Soy la primera profesional de muchas generaciones en mi familia. Vengo de padres luchadores, nacida y criada en el barrio capitalino de San Carlos. Tuve la oportunidad que aprender tanto de la cocina que se prepara en los hogares dominicanos. Mi curiosidad como artista fue poder llevarla a la alta cocina”, narra.

De hecho, refiere entre risas que la comunidad de San Carlos está en un estado de duelo porque querían verla ganar. Se siente feliz de ser una inspiración para todos. “Estoy feliz y agradecida. Hubo mucha gente que confió en mí y en mi talento y vio que yo podía salir y destacarme”, manifiesta Margaret.

De una realidad a la inspiración
Sus hijos fueron los que la inspiraron a cocinar. Ocho años antes ella estaba inmersa en el mundo de la arquitectura. Trabajaba en una constructora, pero sufrió un accidente cerebrovascular que cambió su destino de por vida. Así lo relata: “Ese accidente cerebrovascular prácticamente me dejó invalida. Perdí la movilidad del lado izquierdo de mi cuerpo. Gasté mucho dinero, lo perdimos todo económicamente. Al recuperarme decidí dedicarme a tiempo completo a mis hijos”.

La arquitecta de 35 años tiene tres varones; uno de 11, otro de 9 y el último de 7 años. Los dos pequeños tienen ciertas intolerancias alimenticias de proteínas y vegetales mientras que el mayor tiene una baja producción de las enzimas del crecimiento, por tanto, todos merecen una alimentación especial y diferente. “Esas fueron las razones por las que opté por apartarme del mundo profesional. Quería cuidar de mis hijos y su alimentación. Mi esposo es arquitecto y trabaja en el área”, indica.

Es por ello que dice con orgullo: “Esos ocho años estando en mi cocina buscando nuevas formas de alimentar a mis hijos fueron mi escuela”. Allí descubrió que su verdadera pasión era la cocina.

Experiencia en Masterchef
Aunque sus crías tienen necesidades especiales, ella recibió el apoyo de su familia para asistir a las grabaciones. Sin embargo, admite que se sintió en un gran dilema: “Al mismo tiempo que luchaba por mis sueños pensaba en mis niños y ese nivel de estrés me provocaba llorar”, confiesa.

Los usuarios y los televidentes no vieron eso. En ese sentido, ella comenta que es porque no conocían su historia. Aunque en los últimos episodios se notaba más relajada y alegre. “Mientras más fui avanzando me sentía más fortalecida”, dijo.

Margaret Peña siempre resaltó los platos locales en la competencia y ninguna de sus creaciones fue calificada por los chefs Saverio Stassi, Leandro Díaz y la Chef Tita como peor plato.

Su mayor aprendizaje: “La experiencia de llegar sin muchas técnicas y conseguir escalar estudiando y aprendiendo de todos es lo que me llevo de Masterchef”. Peña destaca que los jueces siempre la instruyeron.

Y agrega: “Estoy agradecida de que Masterchef creyera en la cocina dominicana”.

Proyectos

La ex concursante se encuentra trabajando en su nuevo proyecto que emitirá por su canal de YouTube. Se trata de la cocina de aprovechamiento. De acuerdo con la cocinera amateur, la cocina de aprovechamiento es aquella cocina basada en sacar el máximo partido a los alimentos. “Reutilizar las sobras para realizar nuevos platos, utilizar partes de los alimentos (cáscaras o semillas) que normalmente desecharíamos y no malgastar recursos”.

Sigue trabajando con la comunidad y es líder de su iglesia. Además, dirige un ministerio de niños. “Siempre pensé en dedicarle más tiempo a otras actividades que no son lucrativas”, refleja.
Margaret Peña destacó la herencia dominicana en sus creaciones. Utilizaba los ingredientes y técnicas aprendidas cuando visitaba el campo de sus padres.

El plato que más disfrutó trabajar fue el del chef Martin Omar ( una receta típica dominicana de pescado con coco) llevado a otro nivel en el que logró recrear el mejor plato.

“La crema de yuca pintá’ de amarilla y colorá’ del chef Leandro con la sorpresa del chicharrón me encantó; se lo dediqué a mis hijos y logré hacer el mejor plato”, comenta.

Por supuesto, esos platos difíciles no se quedan: “El plato más difícil con el que conseguí el mejor plato fue con el reto mexicano ya que solo conocía los ingredientes, pero no había hecho la receta, me divertí y conseguí el mejor plato. Cuando lo cociné no lo pude probar por mi dolor de muelas, pero probé un poco y estaba delicioso; unas capas de picantes sutiles con unas texturas asombrosas”, relata.

Su último plato en la competencia fue una “Tempura de pollo en cerveza y jengibre con ensalada navideña de yuca”.

“Mi pasión es darle valor a lo nuestro, lo autóctono”, concluye.

Fuente: Diario Libre

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba